Días grises, otoños lluviosos

Aprovechando estos días de lluvia otoñal, queremos darle una vuelta y un cambio de enfoque a los días lluviosos. Posiblemente, el concepto lluvia, otoño y días grises está comúnmente asociado a calificaciones negativas, fastidiosas, poco apetecibles y molestas. No obstante, depende del lugar donde residas, a que te dediques, de la edad que tengas y de tu personalidad.

Mientras los campesinos y personas que se dedican a la agricultura, traducen la lluvia como buena cosecha y por ello alegría; los niños se alegran también de este fenómeno natural porque cogen sus monísimos paraguas, sus botitas para saltar en los charcos y viven experiencias que a lo largo del año se repiten con poca frecuencia, en la mayoría de las poblaciones de nuestro país.

Por otra banda, a excepción de aquellas personas que la lluvia, las relaja. Un otoño lluvioso, para muchos, se vuelve caótico por la aglomeración de tránsito de automóviles, incómodo por mojarse y en ocasiones alterar el “ir como un pincel”, lento por las múltiples colas y retrasos que las personas originamos. Estas situaciones y sensaciones, suelen culminar en cambios de humor, tristeza y enfado pero, ¿ qué pasaría si le diéramos un poquito la vuelta?

El estado actual de la mayoría de municipios, comarcas y regiones vive con restricciones a causa de la pandemia y rebrotes ocasionados por el COVID-19, esto ha alterado nuestro ritmo, planes, preferencias y ocasiona una lentitud en muchas dimensiones sociales y un parón importante en otras magnitudes. Buscando pinceladas positivas a este estado, encontramos algún beneficio donde los días lluviosos nos ayudan a pensar y actuar con más calma.

 

SOFÁ, MANTA Y PELI

 

¿A quién no le apetece, un plan de sofá, manta y peli en día lluvioso? Los fines de semana lluviosos, se prestan para realizar actividades relajadas como maratones de tus películas y series pendientes, libros aplazados para otros momentos; pero también es buen momento para iniciar nuevas rutinas cómo cambiar hábitos alimentarios, iniciar rutinas de deporte en casa, limpiar y decorar aquellos espacios, que el estrés del día a día siempre deja para otra ocasión. Son muchas las actividades que puedes realizar en un fin de semana lluvioso, ya que no podemos movernos demasiado.

¿Entre semana es cuando se complica? Tanto si eres una persona súper planificadora, como si no, si cuando miras por la ventana al iniciar tu día ves que está lloviendo, vístete cómoda, peinate a consecuencia y hazte con un calzado monísimo pero resistente al agua. Hoy en día, hay multivariedad de modelos de chaquetas impermeables, botas de agua y paraguas que te permiten ir súper conjuntada y evitan que tu día lluvioso sea un problema.

 

SIN PRISA PERO SIN PAUSA

 

 

Cuando llueve, las hormigas voladoras modifican su ritmo de vida e intentan aparearse para dejar sus huevos en la tierra blanda y húmeda, les es mucho más fácil aparearse y proteger sus embriones. Pues bien, está demostrado que comenzar el día apareándose y/o sexualmente activos produce la serotonina suficiente para vivir nuestro día más felices y alegres, en días lluviosos os recomendamos que replantees tu día, que vayas sin prisa pero sin pausa y verás como le irás cogiendo cariño a las jornadas lluviosas.

“Algunas personas caminan bajo la lluvia, otras simplemente se mojan."

– Roger Miller

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Tienes alguna duda?